Timidez tardía - vs -Temprana 1
Psicología, Web

Timidez tardía – vs -Temprana

Primera parte

La distinción entre la timidez tardía y la temprana es importante porque sus síntomas suelen ser diferentes. La timidez temprana se produce en personas nacidas con un sistema nervioso sumamente sensible. En ellas, la excitación física es la reacción típica ante las situaciones nuevas o estresantes. Hay evidencias de que la timidez temprana tiene un componente genético.

Durante los tormentosos años de la adolescencia empezamos a formar nuestra identidad de adultos y nuestra autoestima oscila como un barco en pleno oleaje. Si bien es difícil encontrar un adolescente que no haya sido tímido en algunas circunstancias, la mayoría de los adolescentes que no fueron tímidos durante su infancia, superan la timidez adolescente. Pero, a veces, persiste en la edad adulta. Nuestra autoestimación continúa su viaje en el barco oscilante y nos mantenemos constantemente evaluando nuestra pericia social. Se establece entonces la timidez, y la preocupación por cómo nos perciben los demás se convierte en el centro de nuestra interacción social.

Aproximadamente la mitad de las personas tímidas lo han sido toda la vida y la otra mitad ha empezado a ser tímida en la adolescencia.

¿Cómo decidir si se es tímido temprano o tardío?

Trata de recordar la primera vez que sentiste timidez. ¿Qué edad tenía?. Podrías preguntar a tus familiares si eras tímido cuando gateabas?. Si tus primeros recuerdos de manifestaciones de timidez datan de cuando tenías menos de ocho años, sobre todo si tienes síntomas físicos molestos de timidez, (sudor, sacudidas/temblor; latidos muy fuertes, nudos en el estómago, ganas de orinar, rubor sequedad de boca, aturdimiento etc.) entonces tu timidez es temprana. Pero si esos recuerdos de tu timidez se sitúan entre los ocho y catorce años, tu timidez es tardía.

¿ Vale la pena el esfuerzo de vencer a la timidez?

Juzga tú. Antes de decidir qué hacer con tu timidez, conviene que sepas a que te enfrentas en el caso de que decidas no hacer nada. Tendrás que luchar con algunos aspectos de la vida si decides mantenerte al margen:

  1. El ser humano necesita la compañía de otros. Si nos negamos a toda relación estamos sentenciados a una vida de aislamiento. No debe ser siempre el otro quien salude primero, quien inicie la amistad. A veces has de ser tú quien tome la inicativa, seas tímido o no.
  2. Las consecuencias médicas y psicológicas de la soledad. Es un hecho, que las personas tímidas son más solitarias que las gregarias. Se piensa que el aislamiento social y la soledad crónica pueden tener efectos catastróficos en la salud.
  3. La timidez no se cura sola. La superación de la timidez temprana requiere intervención activa. No desaparece sola.
  4. El peor problema: ser mal entendido. No solo por tus amigos, que al fin y al cabo saben ver otros aspectos que les gusta de ti. Pueden no entender tu timidez y pensar que eres un poco callado, pero eso no es un problema…la gente que no te conoce, ve a otra persona. Se pregunta por qué no eres más amistoso. Piensa que quizá seas un esnob, así que no te prestan mucha atención. Quizá seas un emprendedor. Pero los extravertidos sacan ventajas y dominan la conversación, impresionan bien al sexo opuesto, se hacen notar y logran ascensos en el trabajo. En un mundo inestable no es fácil logarar la compasión y ayuda de los que no comprenden la tiidez. Es muy triste no ser comprendido.

¿Qué parece más difícil: vivir con la timidez a cuestas o dar los pasos para superarla?

A una persona tímida, afrontar la vida le cuesta grandes cantidades de energía por no hablar de frustración. ¿Por qué no canalizar esa energía para convertirse en una persona más segura y sociable?.

Continuará…

Virginia Barba

Gracias por compartir:

Tal vez también te interesa ...