psicologo benidorm

Terapia Cognitivo conductual

La terapia cognitivo-conductual se centra en los principios del aprendizaje y en como las personas organizan sus cogniciones y las interpretan. El término “cognitivo” significa relativo al conocimiento y engloba pensamientos racionales, pensamientos automáticos, creencias y esquemas cognitivos o hábitos mentales. El término “conductual” se refiere a las conductas que derivan de las emociones y cogniciones. La manera en que nos percibimos a nosotros mismos, a los demás, los acontecimientos que nos ocurren y el mundo que nos rodea, así como las interpretaciones que vamos extrayendo de todo ello, determinan en gran medida nuestro comportamiento y nuestros sentimientos.
terapia cognitivo conductual benidorm

El origen de los trastornos psicológicos está en el uso de mecanismos adaptativos inadecuados debido a un aprendizaje erróneo y a una percepción e interpretación distorsionada de la realidad. Desde este enfoque para resolver un problema, hay que modificar determinadas conductas, considerando en un sentido amplio como tales, los pensamientos, sentimientos y emociones. La terapia comienza con el análisis del problema, sus antecedentes, sus consecuencias y los factores que lo mantienen. Luego se establecen de forma clara y precisa los objetivos terapéuticos y se diseña un tratamiento paso a paso para alcanzarlos que permitirá ir comprobando los progresos obtenidos. La terapia cognitivo-conductual es la modalidad psicoterapéutica que cuenta con mayor apoyo empírico, siendo reconocida su eficacia en una amplia variedad de trastornos.

El tratamiento se desarrolla en 4 fases:

  • Fase de evaluación
    Tras la contratación del servicio se acordará fecha y hora para la primera sesión y en ella se recogerá la información necesaria para comprender el problema del cliente. Esta información será complementada con auto-registros y cuestionarios para poder diseñar el tratamiento más adecuado al caso. Se entrena al cliente para ser un buen auto-observador y ser capaz de registrar esas observaciones. Esto permite definir y delimitar el problema, así como los aspectos que lo están manteniendo en el momento actual. De esta forma el cliente aprende a darse cuenta de en qué situaciones ocurre el problema y qué pensamientos y sentimientos lo preceden, acompañan y siguen. Una vez estudiada toda la información recogida se realiza el análisis funcional del problema y se informa al cliente ofreciéndole una explicación que le permita la comprensión de sus conductas problemáticas.
  • Fase de hipótesis
    En base a la información recogida tanto objetiva como subjetiva se establece la hipótesis y se explica qué le pasa, por qué le pasa o se mantiene el problema y qué se puede hacer desde la psicología para reducir y/o eliminar el problema que presente. Se explica en qué va a consistir la terapia y qué técnicas específicas va a aprender
  • Fase de Terapia
    El cliente adoptará un papel activo y trabajará en equipo con el terapeuta sabiendo en todo momento que harán, cómo y para qué. Se irá enseñando estrategias concretas para la superación del problema. Las técnicas se aprenderán durante las sesiones terapéuticas y, entre sesión y sesión, se practicará lo aprendido mediante “tareas para casa”
  • Fase de seguimiento
    En ella las sesiones se van espaciando. Se han producido los cambios deseados y ahora es necesario mantenerlos de manera que el cliente sea capaz de usar los nuevos recursos y herramientas psicológicas en su vida cotidiana sin la ayuda del terapeuta. Se trata de aumentar la capacidad de la persona para detectar situaciones problemáticas y enfrentarse adecuadamente a ellas, reconocer y controlar síntomas e impulsos, predecir las consecuencias de su conducta y en definitiva disminuir las probabilidades de recaída. Para controlar que este proceso se desarrolla de la forma adecuada se pueden programar sesiones de seguimiento a 1, 3 y 6 meses de finalizado el tratamiento.

Características de la terapia cognitivo conductual

Brevedad

La media de sesiones suele ser 15.

Presente

Está centrada en el presente, en el problema y su solución.

Enfoque

La relación terapeuta-cliente es de colaboración y el enfoque es didáctico.

Auto-ayuda

La importancia de las tareas de auto-ayuda a realizar entre sesiones.

Prevención

El carácter preventivo de futuros trastornos.