Hatha Yoga, Mindfulness, Web

Qué es Yoga Mindfulness

Primera parte…..

¿Qué es Yoga Mindfulness?

Yoga Mindfulness es práctica de movimiento/quietud consciente,  es un Yoga físico con  atención plena, cultivando una actitud de aceptación, apertura y curiosidad

Algunos de los frutos de la meditación de la atención plena (o mindfulness) son la estabilidad y claridad mental, que van igualmente asociados  al Yoga físico. Sin embargo cuando duele la espalda, se tiene la digestión pesada o los nervios están excitados, es difícil estabilizar la mente. De la misma manera, cuando la mente está agitada, somnolienta o llena de rabia, se refleja en una mandíbula tensa, hombros caídos, o en un opresivo nudo en el estómago. El cuerpo y la mente necesitan trabajar juntos, armonizar su energía vital para facilitar una mente serena.

Dado que tanto la práctica del yoga  como la de mindfulness tratan de integrar cuerpo y mente, ambas disciplinas se complementan felizmente. La combinación movimiento-quietud y el énfasis en una atención amable hacen del yoga físico una práctica importante en un programa de mindfulness.

Practicar e Integrar


Integrando cuerpo y mente

Mucha gente se resiste al yoga porque siente rigidez corporal, suelen culpar a su estado físico (estoy muy gordo, muy viejo, muy débil, etc.) de las resistencias que ponen de antemano. Todos esos obstáculos necesitan ser observados, reconocidos, comenzando por aceptar el propio cuerpo y su situación, y a partir de ahí ir experimentando, asentándonos en las posturas  con actitud abierta.
A menudo evitamos observarnos: quizá tememos que no nos guste lo que encontremos. Mindfulness (atención plena) aporta una manera de mirarse amable y amistosa. La práctica nos enseña a reconocer cuando la mente y el cuerpo están desconectados, y a conectarlos de nuevo para desarrollar una relación más armoniosa con nosotros mismos y con el mundo. Como este proceso implica descubrir capas de pensamientos, emociones y patrones repetitivos, es importante tomar una actitud abierta y libre de juicios hacia lo que encontremos.
Esa misma actitud se puede extender en una sesión de yoga, al poner presencia sin añadir estrés. Asistir a una sesión de yoga sería un acto de amabilidad hacia uno mismo. Pero quizá cometemos el error de buscar un estado idealizado de la mente, o queremos lograr  un cuerpo flexible con una actitud de exigencia

Proponemos empezar con lo que hay: trabajar con los pensamientos y emociones según aparecen, aceptando la situación como es; por eso se habla de hacer amistad con uno mismo.

 Gradualmente llevamos la atención a la respiración, nos anclamos en ella una y otra vez. Esta práctica va creando de forma natural más concentración y claridad.


Cualquiera que sea nuestro estado corporal, cualquiera sea el estado mental, lo podemos observar con el corazón abierto -aceptación y compasión- y con curiosidad.


Integrando la práctica en el día a día

El Yoga físico es una práctica puente ideal entre la meditación formal y la vida cotidiana. Practicar yoga poniendo atención e intención nos ayuda a familiarizarnos con nuestros hábitos, a crear espacio entre el estímulo y la respuesta, y a cultivar actitudes como la paciencia o la aceptación.

Asana es la palabra sanscrita que se refiere a cada postura, se puede traducir como asentarse o “sentarse con lo que aparece”. Cuando al practicante se le invita a soltar ideas preconcebidas y abrirse a la experiencia viva presente (por ejemplo, sensaciones en los músculos, la respiración suavizando tensiones…finalmente practica Yoga.

Explorando con curiosidad lo que experimentamos nos damos cuenta de más detalles del proceso. Esta exploración nos ofrece un modo de comunicación en nuestra relación más primaria, la de nuestro cuerpo y nuestra mente. Así como ponemos atención en la sesión meditativa, hacemos lo mismo en la sesión de yoga.

Desde luego, cuando torsionamos la columna o nos colocamos cabeza abajo nuestra respiración cambia, pero en la vida también cambia; cada vez que estamos tristes, excitados o aburridos la respiración se modifica. Así vamos cultivando una actitud abierta y amable en cada postura, y esta nueva actitud acaba formando parte de nosotros.


Integrando los cambios hacia un equilibrio dinámico.

Podemos pasarnos o quedarnos cortos en nuestra práctica. Observando nuestro esfuerzo, necesitamos reconocer que el equilibrio no es algo estático sino fluido y dinámico. Para empezar podemos dejar marchar lo que suponemos que deberíamos experimentar. Cada sesión es diferente. La clave es cultivar la constancia y a la vez soltar    pretensiones.
En muchos casos la tendencia es creer que podemos lograr un estado particular de la mente -o cuerpo- y mantenerlo. Ésta es la confusión más común que muchos meditadores viven, la de que hay un modo perfecto de hacerlo, un estado ideal de la mente que podemos lograr y mantener.

Tomado de revista VerdeMente-Agustin Prieta

Continuará…..

Virginia Barba- Servicio Mindfulness

Compartir este articulo:

Tal vez también te interesa ...