Ciencia, Mindfulness, Web

¿Por qué es importante reducir el estrés y cultivar las emociones positivas?

LA CIENCIA DE LA MEDITACIÓN

La respuesta es tan simple como contundente: porque las secuelas del estrés crónico y de las emociones negativas son profundas. Se instalan en el cerebro, perturbando su estructura y sus funciones. se depositan sobre los genes, encendiéndolos o apagándolos.

Hoy sabemos que la información contenida en nuestro material genético, durante tantos años considerada como nuestro ineludible destino biológico, es maleable en gran medida. La ciencia que estudia estos fenómenos se llama epigenética. Durante el transcurso de la vida, el estrés psicológico, las emociones negativas y los traumas van dejando huellas sobre la genética que heredamos de nuestros padres, en muchos casos con consecuencias negativas sobre nuestra salud y la de nuestros descendientes. Sin embargo, la información epigenética es potencialmente reversible incluso años después de haber sido adquirida. Investigaciones recientes están comenzando a demostrar que la reducción del estrés a través de prácticas basadas en la meditación podría ser una forma de influenciar positivamente algunos mecanismos epigenéticos.

LA PLASTICIDAD DE LOS GENES EN RESPUESTA AL ENTORNO

¿Qué es la epigenética? El prefijo epi significa literalmente <<por encima de>>. La epigenética es un mecanismo biológico que no reemplaza a la genética sino que se basa en ella y la complementa para regular la mayoría de las funciones biológicas. Analógicamente, el genoma equivale al disco duro de un ordenador y el epigenóma a los programas instalados en él. Se trata de un conjunto de mecanismos que tienen la capacidad de encender o apagar diferentes genes de forma dinámica, heredable y potencialmente reversible, a través de nuestras capas de información que no alteran las secuencias de ADN heredadas de nuestros padres.

EPIGENÉTICA

Estos descubrimientos le habrían ahorrado a Darwin el dilema entre las abejas reina (únicas capaces de reproducirse), y las obreras. Se preguntaba por qué razón las abejas obreras, todas estériles, no habían desaparecido por selección natural dentro de su propia especie. Ahora sabemos que esta paradoja se debe a factores totalmente independientes del ADN y de la evolución. Cuando nace una abeja, su destino no está definido. Sus genes, sin variar un ápice, pueden generar una obrera o una reina. Hacia dónde se dirijan dependerá de los cuidados y alimentación que reciba en sus primeros estadios de vida. La epigenética, también actúa sobre las células humanas.

Los descubrimientos científicos en el campo de la epigenética son cada vez más asombrosos; demuestran que el estrés psicológico, las emociones y los traumas dejan señales moleculares con consecuencias significativas sobre nuestra salud. En algunos casos, las marcas epigenéticas pueden transmitirse a través de la sucesivas generaciones. El estrés traumático, en efecto, genera modificaciones epigenéticas en el esperma del futuro padre que pueden transmitirse y afectar la salud de los hijos en la edad adulta.

Perla Kaliman, en su libro «La ciencia de la meditación» divulga, sencilla y rigurosamente, los conocimientos más recientes sobre los riesgos del estrés crónico y los beneficios de las prácticas meditativas, abarcando desde la salud del cerebro hasta la modulación de la expresión génica.

Parece conveniente, practicar meditación entre otros cuidados socio-educativos saludables para proteger nuestra salud y bienestar personal y para cuidar del legado biológico que dejaremos a futuras generaciones.

Para profundizar: leáse «la ciencia de la meditación» (Perla Kaliman).

Virginia Barba

Compartir este articulo:
error

Tal vez también te interesa ...