Mindfulness, Web

Mindfulness a los pensamientos

Primera parte

Cómo gestionar los pensamientos

Ya todos sabéis que meditar no es dejar de pensar o vaciar la mente. Tenemos que tener claro que pensar en la meditación es normal. Eso es lo que la mente hace. Por eso exceptuando estados muy sutiles, los pensamientos siempre se hallarán presentes durante tu meditación. La cuestión no es cómo puedo librarme de los pensamientos o emociones sino ¿cómo puedo trabajar eficazmente con los pensamientos y cambiar mi relación con ellos? No se trata de que durante mindfulness, alejes tus pensamientos o te separes de ellos. El objetivo, muy al contrario, consiste en ser consciente de lo que está ocurriendo, sin REACCIONAR a ellos.

El constante rumor de los pensamientos es como ruido de fondo de una lavadora que nos pasa desapercibidos hasta el momento del centrifugado. Solo cuando te tornas consciente de tus pensamientos puedes asumir la responsabilidad del modo en respondes a ellos.

Cuando tienes un pensamiento sueles creerte lo que dice y contemplar el mundo desde ese punto de vista.

Mindfulness a los pensamientos, sin embargo, significa mirar los pensamientos en lugar de mirar desde ellos.

Pensamientos emocionalmente cargados

Tu capacidad de darte cuenta de lo pensamientos sin creer en ellos depende parcialmente de la naturaleza del pensamiento. Los triviales no llevan asociados ninguna carga emocional fuerte. Ejemplo, puede aparecer mientras meditas: no debo olvidar mandar un mail a Julio, que rápidamente se convierte en tengo que escribir ahora mismo un mail. Quizá sea difícil resistirse al impulso de levantarte de la meditación y ponerte a escribir. Esto sería reacción al pensamiento. Aunque lo cierto es que nada impide escribirle luego. Entonces decides responder después de meditar. Esto sería RESPONDER en lugar de reaccionar AL PENSAMIENTO.

Qué ocurre cuando el PN tiene carga emocional como ese bulto del cuello va a ser cáncer. Probablemente desencadene emociones como ansiedad, preocupación que dificulte seguir meditando. Es decir si te identificas con el pensamiento se desencadenara otros pensamientos como apuesto que es cáncer, no podré afrontarlo; que pasara con los niños si muero…. es decir una simple observación de un bulto aboca a la especulación de que estoy a punto de morir. Aquí estas reaccionando claramente. ¿Cómo podríamos RESPONDER a ese pensamiento primario? Tomando nota de él y su emoción, darse cuenta de que no son hechos, centrarse en la respiración, y con ello se va disipando la identificación y ya somos capaces de ser meros observadores. Nuestra perspectiva ahora es más amplia.

Este tipo de pensamientos son apremiantes y, si te empeñas en eliminarlos, probablemente te tenses y fatigues todavía más y al terminar la meditación tomaríamos cita con el médico para las pruebas oportunas que determinen el valor del bulto…por ejemplo y dejarnos de anticipar cosas que nada tienen que ver con la realidad. Mindfulness significa aprender a reconocer esos pensamientos como lo que son, meros pensamientos y NO LA REALIDAD y volver a tu experiencia del presente y del cuerpo anclándonos en la respiración que nos devuelve al presente momento a momento.

Lectura inspiradora: Vivir bien con el dolor y la enfermedad. (Vidyamala Burch)

Continuará…

Virginia barba-Servicio Mindfulness

Compartir este articulo:

Tal vez también te interesa ...